Cómo leer la etiqueta de un neumático

neumaticos-detalle

La etiqueta europea clasifica los neumáticos en función de tres criterios fundamentales: consumo de carburante, seguridad y ruido ambiental o exterior. Los resultados, para cada uno de los tres parámetros analizados, son declarados por los fabricantes e importadores de neumáticos de cada marca, de acuerdo con los métodos de ensayo definidos en el Reglamento.

Consumo de combustible

Evalúa el nivel de resistencia a la rodadura y de qué forma contribuye a ahorrar carburante. A menor resistencia, mayor optimización de la fuente de energía empleada por el vehículo (carburante) y, por tanto, menor nivel de emisiones de gases contaminantes. La eficiencia de combustible se expresa con letras, desde la A (neumáticos más eficientes) hasta la G (mínima eficiencia). Entre estas dos hay una diferencia de medio litro por cada 100 kilómetros, suponiendo al cabo de su vida útil un ahorro de 200 litros de carburante, según datos de Norauto.

Dadas las restricciones en materia de emisiones de gases contaminantes en la Unión Europea, la venta de neumáticos de clase G quedó prohibida en 2014, y sucederá lo mismo con los de clase F a partir del 1 de noviembre de 2018.

Agarre en mojado

Expresa el comportamiento del neumático en una frenada sobre mojado. Se clasifica también por letras, desde la A hasta la G, y entre ambas clases puede haber una gran diferencia a 80 km/h: los más eficientes tienen una distancia de frenado 18 metros menor. Los neumáticos más seguros tienen más agarre, pero esto supone un mayor consumo de combustible y, al revés, que consuma poco supone un agarre menor. Lo ideal es elegir un neumático equilibrado, que reúna lo mejor de ambas cosas.

Nivel de ruido

La clasificación del ruido exterior de un neumático se expresa en decibelios (dB) y se acompaña de una, dos o tres ondas en la etiqueta en función de si son menos o más ruidosos. Una onda significa un ruido mínimo, 3 dB como mínimo por debajo del límite. Dos ondas, entre 3 dB y el límite permitido. Tres ondas equivale a más de 6 dB (cuádruple de ruido).

Conozca sus neumáticosCaptura


Eficiencia energética

 Al igual que ocurre con los electrodomésticos, los neumáticos también tienen una etiqueta que determina su eficiencia energética, que facilita información estandarizada (la misma en todos los países miembros de la UE) sobre su resistencia de rodadura (y por consiguiente su influencia en el consumo y las emisiones), su capacidad de frenada en superficies mojadas y su nivel de ruido. Está regulada por el Reglamento CE 1222/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, y es obligatoria desde el 1 de noviembre de 2012. Tiene dos objetivos muy claros: aumentar la seguridad y eficiencia medioambiental del transporte por carretera y permitir a los usuarios elegir mejor y con más criterio los neumáticos que se adaptan a sus necesidades y a las de su vehículo.

 

FUENTE: revista.dgt.es